HACETE LOS RULOS - 9 DE JULIO 2021
Cine Recomendado / Por Hugo Corso (IX° entrega)

Hoy es sabado 3 de diciembre de 2022 y son las 06:49 hs. Café a la Turca, Miércoles de 12:30hs a 14:00hs. - por FM94.5. *** Lunes a Viernes de 10hs a 12hs CON AGENDA PROPIA por Radio Nacional Bariloche con la conducción de Roxana Arazi.


  LITERATURA Y CINE  25 de julio de 2021
CELEBRAR A LA MAGA

El decir de los confines / Homenaje de Roberto Szmulewicz (Librería "El Profe") a Liliana Bodoc!!

No se con cuánta gente me pasa esto.

Lo que es seguro que cuando tengo oportunidad de que la conversación gire en torno a Liliana Bodoc (Santa Fe 1958 - 6 de Febrero de 2018) la palabra “celebrar” se me aparece por algún lado.

Y ¿qué es lo que celebro cuando es convocada en la charla, en la palabra, en la tele, en el video? ¿cuál es la magia que hace desde su no estar entre nosotros que consigue que su presencia entre nosotros prácticamente me obligue a decir “celebrar”?

En este espacio voy a intentar explicármelo y compartirlo.

Bodoc y sus libros trascienden el hecho literario.

Y me arriesgo a decir esto porque no voy a hablar de sus libros (aunque también son la materia de la que estaba hecha) como de sus charlas, su decir, esa forma única de plantarse ante la vida diciendo las cosas.

Es reconocido su discurso “La palabra y la honra “[i], en él plantea varias cosas:

Habla del conocimiento, de la palabra, del lenguaje, del valor de la palabra, de sus significados, de la palabra como contacto con el mundo todo y con el mundo de los niños en particular, de la lengua materna y el orgullo que debe ser portarla, darle uso adecuado, de la educación, de los silencios:

 

“Y ahora anda rondando una palabra peligrosa: meritocracia. Un concepto que puede transformarse, según se utilice y se aplique, una gran vergüenza.

¿Quién no merece recibir palabras?

¿Cuáles son los requisitos para merecer educación? La educación no se imparte, se devuelve, la educación no es un acto de generosidad sino de justicia. Nos educó la especie humana, su sangre está en nuestros libros, su sudor impregna nuestras sutilezas, su trabajo sostiene las más elaboradas teorías.

¡Qué poco y nada deben saber aquellos que proclaman sus méritos y enumeran sus virtudes para acceder a la dignidad! ¿Nadie les contó que sin la prodigiosa tarea de todos y del tiempo, que sin la existencia de cada ser sobre este mundo, no serían posibles sus credenciales, ni sus impuestos al día, ni sus empresas?

Dicen que tenemos muchos y buenos jugadores de futbol porque los pibes tienen potreros.

También tenemos muchos y grandes escritores porque tenemos educación pública.”

 

Y hay otros, todos brillantes, llenos de sabiduría y amor y un altísimo compro- miso con la realidad; cito:

 

“Cuando me preguntan sobre la calidad de lo que se lee, de lo que lee un niño, siempre respondo que prefiero que sea un buen cuento, aunque sea uno solo, a montones de páginas de un texto no literario. Es que en este punto, cantidad no es calidad, así como cien hamburguesas no hacen un plato de sopa de la abuela. Y sé que es difícil sacar a los chicos de la computadora y de los jueguitos, seguramente lo es, pero también sé que lo que devuelven los ojos de un niño que atravesó por primera vez una experiencia artística no tiene parangones, con nada de nada"[ii]

 

Cité ambas porque me parece que son aquellas que la pintan de cuerpo entero. Sus magníficos relatos pueden darnos idea que pensaría así, sin embargo, es muy importante que esa claridad quede expuesta en el andar por la vida portando sus decires.

Y andaba portándola.

Su último libro “Elisa, la rosa inesperada” aborda la trata de personas y la violencia sexual pero también la búsqueda de la felicidad, la construcción de la identidad en la adolescencia y el autoconocimiento. Su protagonista tiene 14 años y sus lectores habitualmente tienen una edad aproximada.

Quiero decir con esto que claramente defendía el concepto de lo que “debe ser escrito” y que puede comunicarse a un abanico amplio de edades independientemente de los difícil que resulte el tema porque la realidad, la vida cotidiana está compuesta de las cosas bellas y las otras.

Y todo puede ser contado.

Su obra se compone de catorce o quince títulos, no viene a cuento eso ahora, entre los que claramente se destacan los tres títulos que componen la “Saga de los confines” pero en cada uno de ellos fue dejando una estela de luz que nos envuelve y es fuente de inspiración para que el uso de la palabra y las ideas tengan un vínculo tal que tengan mas valor que precio.

Celebro la palabra de Liliana.

¿Cómo no hacerlo?

 

P/ Roberto Szmulewicz, Librería "El Profe" (Dina Huapi / Río Negro / Argentina), Premio: "Pregoneros 2019"


[i]https://www.xpsicopedagogia.com.ar/la-palabra-y-la-honra-por-liliana-bodoc.html

[ii]http://planlectura.educ.ar/?p=1107



COMPARTIR:
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • RadiosNet

RadiosNet