Café a la Turca, 06 de abril 2022. Otros temas, otro abordaje!!
A 40 años de Malvinas: el soldado que estuvo sepultado en su pozo de zorro

Hoy es sabado 25 de mayo de 2024 y son las 18:28 hs. ULTIMOS TITULOS: Más crisis para el segundo semestre / En plena crisis, un guiño de la UIA a Milei / La despedida al dirigente Carlos Achetoni / El gobierno confirmó quita a eléctricas / Mayores envíos de fondos de la coparticipación / Menos regulación en créditos UVA / Para Milei la disparada de los dólares no es un corrida cambiaria / Comenzaron a cortar gas a industrias / Créditos y depósitos del sector privado registraron una caída en marzo / Una audiencia clave para la devolución de lo que las prepagas cobraron por encima de la inflación / La promesa de Javier Milei en La Rural ante la presión del agro por la devaluación del dólar /


  LITERATURA Y CINE  31 de marzo de 2022
Te leo un cuento
Hoy: "La última flor", de James Thurber (EE. UU. 1894-1961), escritor y humorista gráfico estadounidense cuyos trabajos, que van de lo ridículo a lo satírico, le dieron un lugar entre los mejores humoristas del siglo XX. Escuchalo acá:

 

LA ÚLTIMA FLOR

 

La duodécima guerra mundial, como todo el mundo sabe, trajo el hundimiento de la civilización. Pueblos, ciudades y capitales desaparecieron de la faz de la tierra. Hombres, mujeres y niños quedaron situados debajo de las especies más ínfimas. Libros, pinturas y música desaparecieron, y las personas sólo sabían sentarse, inactivos, en círculos.

Pasaron años y más años. Los chicos y las chicas crecieron mirándose estúpidamente extrañados: el amor había huido de la tierra. Un día, una chica que no había visto nunca una flor, se encontró con la última flor que nacía en este mundo. Y corrió a decir a las gentes que se moría la última flor. Sólo un chico le hizo caso, un chico al que encontró por casualidad.

El chico y la chica se encargaron, los dos, de cuidar la flor. Y la flor comenzó a revivir. Un día una abeja vino a visitar a la flor. Después vino un colibrí.

Pronto fueron dos flores; después cuatro… y después muchas, muchas. Los bosques y selvas reverdecieron. Y la chica comenzó a preocuparse de su figura y el chico descubrió que le gustaba acariciarla. El amor había vuelto al mundo.

Sus hijos fueron creciendo sanos y fuertes y aprendieron a reír y a correr.

Poniendo piedra sobre piedra, el chico descubrió que podrían hacer un refugio. Muy deprisa toda la gente se puso a hacer casas. Pueblos, ciudades y capitales surgieron en la tierra. De nuevo los cantos volvieron a extenderse por todo el mundo.

Se volvieron a ver trovadores y juglares, sastres y zapateros, pintores y poetas, soldados, lugartenientes y capitanes, generales, mariscales y libertadores. La gente escogía vivir aquí o allí.

Pero entonces, los que vivían en los valles se lamentaban por no haber elegido las montañas. Y a los que habían escogido las montañas, les apenaba no vivir en los valles…

Invocando a Dios, los libertadores enardecían ese descontento. Y enseguida el mundo estuvo nuevamente en guerra. Esta vez la destrucción fue tan completa que nada sobrevivió en el mundo.

Sólo quedó un hombre… una mujer… y una flor.

 

Autor: James Thurber

Lectura: Roxana Arazi



COMPARTIR:
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • RadiosNet

RadiosNet