Café a la Turca, 13 de julio 2022. Otros temas con otro abordaje!!!
La antesala al golpe del '76

Hoy es miercoles 28 de febrero de 2024 y son las 08:46 hs. ULTIMOS TITULOS: Dólar blue hoy, dólar hoy: a cuánto cotizan el miércoles 28 de febrero / Subsecretario Pyme, afuera / Empresas textiles, en la lona / Las vaquitas para afuera / Tarifas de luz y gas: nuevas restricciones para acceder a subsidios / Los ceos no hablan de la crisis, sus empresas sí / La inflación corroe al consumo / El bitcoin cotizó a 57.000 dólares / El riesgo de default de los bonos provinciales / Marzo llega con subas para todos / El Gobierno planea sacar subsidios de luz y gas a usuarios que compraron dólares, viajaron al exterior o tienen prepaga /


  LITERATURA Y CINE  10 de julio de 2022
Te leo un cuento
Hoy: "El otro yo", de Mario Benedetti (Uruguay, 14 de septiembre de 1920 - 17 de mayo de 2009). Poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico uruguayo perteneciente a la Generación del 45. Su prolífica producción literaria incluyó más de ochenta libros, algunos de los cuales fueron traducidos a más de veinte idiomas. Este poema forma parte de su libro «Insomnio y duermevelas» (2002). En su testamento dejó creada la Fundación Mario Benedetti (https://fundacionmariobenedetti.uy/) para preservar su obra y apoyar la literatura y la lucha por los derechos humanos en Uruguay, especialmente el esclarecimiento del paradero de los detenidos desaparecidos de ese país. Escuchalo acá:

 

EL OTRO YO

 

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente, se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañana siguiente se había suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el propósito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le llenó de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas. Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando. Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

 

Autor: Mario Benedetti

Música: "La pucha con el hombre" / Rally Barrionuevo

Lectura: Roxana Arazi



COMPARTIR:
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • RadiosNet

RadiosNet