De hambre, desilusiones y otras carencias… ¿Gobernar para quiénes?
¿Todos? ¿Unidos? ¿Triunfaremos?

Hoy es sabado 25 de mayo de 2024 y son las 11:20 hs. ULTIMOS TITULOS: Más crisis para el segundo semestre / La despedida al dirigente Carlos Achetoni / En plena crisis, un guiño de la UIA a Milei / El gobierno confirmó quita a eléctricas / Mayores envíos de fondos de la coparticipación / Menos regulación en créditos UVA / Para Milei la disparada de los dólares no es un corrida cambiaria / Comenzaron a cortar gas a industrias / Créditos y depósitos del sector privado registraron una caída en marzo / Una audiencia clave para la devolución de lo que las prepagas cobraron por encima de la inflación / La promesa de Javier Milei en La Rural ante la presión del agro por la devaluación del dólar /


  LITERATURA  1 de julio de 2019
"Los sorrentinos"
Un excelente plato para leer (también)

Digamos que uno puede pensar con bastante facilidad a una familia italiana, de Sorrento en particular, que viene a radicarse a nuestro país a principio de siglo pasado – no es necesario que tenga ninguna guerra de fondo - .

También puede imaginarla grande, digo, con muchos integrantes, cada uno con sus peculiaridades, sus gustos y algún que otro detalle; pero éstos en particular trajeron una receta que luego llegaría a muchas casas.

Por ese huequito entrás a la historia.

Y te llevan a pasear por una Mar del Plata en tonos ocres y sepias (juro que se ven)  con Argentino Chiche Vespolini quien además de dejarte participar en su trattoría o en su casa de sobremesas brillantes, de debates acalorados sobre cine, y darte detalles de porcelana europea,  posee un finísimo sentido del humor y también, por qué no, cierto fundamentalismo:

 

                                          “El raviol no es una entidad definida, existe en la acumulación. Decir 'comí un raviol' es una cosa absurda, un sin sentido. Un sorrentino, en cambio, es un ente en sí mismo.    Un niño o una mujer que se alimenta como un pajarito pueden comer un solo sorrentino con total dignidad. El sorrentino se puede cortar tres o cuatro veces, y el pedacito resultante sería un bocado tan decente como un raviol. Cada pasta tiene su personalidad".

 

Hay en él un sutil recorrido por giros del vocabulario que son rescatados con habilidad y también de los silencios familiares ante los amores con rasgos conflictivos para la época, como por los amores eternos, la música y también las anécdotas banales.

Una manera sensata y amable de comprender qué era un clan y cómo fue socialmente la evolución del modelo familiar del que somos deudores sin que el estereotipo te atropelle ni haya invadido ni un pedacito de página.

Inteligente, ágil, una historia reconocible,  hace de “Los Sorrentinos”  (Virginia Higa – 2019 ) de Editorial Sigilo, un libro recomendable de la primera a la última línea.

 

Texto de Roberto Szmulewicz, Librería "El Profe" ( Dina Huapi / Río Negro / Argentina)



COMPARTIR:
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • RadiosNet

RadiosNet