Para años así…
Respuestas alternativas al capitalismo de plataformas

Hoy es sabado 27 de noviembre de 2021 y son las 18:10 hs. Café a la Turca, Miércoles 18 hs.- por FM 94.5. Café a la Turca Express Lunes, miércoles y viernes 13 hs la columna de Roxana Arazi en Fm 94.5. *** Lunes a viernes 11 a 13 hs CON AGENDA PROPIA por Radio Nacional Bariloche con la conducción de Roxana Arazi


  ENTREVISTAS  25 de diciembre de 2020
Despidos y maltratos: los padecimientos de las trabajadoras domésticas
Pérdida de fuentes laborales; despidos ilegales; maltrato - incluyendo golpes -; abandono y condiciones salariales por fuera del convenio entre otros aspectos, son algunas de las situaciones que las trabajadoras del servicio doméstico suelen atravesar, pero que se agravaron desde el inicio de la pandemia, en marzo del 2020, cuando el gobierno nacional decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, con sus respectivos anexos de allí en adelante. Entrevista exclusiva de Café a la Turca a Sonia Kopprio, Secretaria General del Sindicato de Personal del Servicio Doméstico de Neuquén y Río Negro. Escuchala acá:

Sonia Kopprio es la Secretaria General del Sindicato de Personal del Servicio Doméstico de Neuquén y Río Negro, Secretaria General Adjunta de la CTAA Río Negro e integrante de la Comisión Ejecutiva Nacional de la CTAA. En Café a la Turca relató todos los padecimientos que soportan habitualmente las empleadas domésticas por parte de algunos sectores de la sociedad que además, en pandemia, mal interpretaron que podían profundizar el maltrato y los abusos de poder, frente al temor de las trabajadoras de perder sus fuentes de ingresos.

“Siempre somos desvalorizadas” expresó - con profundo y notorio dolor en su voz - Sonia Kopprio, responsable de conducir los destinos del gremio que agrupa a las trabajadoras del servicio doméstico de Río Negro y Neuquén, quien además recordó su trabajo en distintas casas de familia para poder alimentar a su familia e impulsar a sus hijos a seguir estudiando.

“Algunas (empleadas) dejaron de ir a trabajar para preservar su salud y la de las familias para la que trabajan” expresó. Sin embargo, más allá de las disposiciones del Gobierno Nacional y de los provinciales, aseguró que “algunas empleadas cobraron sus salarios como corresponde, pero muchas otras no” al tiempo que informó que aumentaron las denuncias recibidas en el gremio por “maltrato, incluyendo hasta golpes, despidos injustificados o fuera de lo que marca la ley” y “acusaciones de ser quienes contagiaron a sus patrones” cuando la realidad indica que “hay compañeras que se han contagiado trabajando, sobre todo porque sus empleadores no siguen los protocolos de higiene”.

Para quienes requieren, tal vez, datos más precisos para dar credibilidad a las declaraciones de Kopprio como voz representativa de las trabajadoras del sector al que representa, puede ser útil recordar que solo en los primeros 4 meses de la pandemia (2020), según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, “más de 20.000 empleadas domésticas fueron dadas de baja del registro”. Datos que se complementan con una investigación que encararon desde el CONICET y la Universidad de Lanús, en la cual indicaron que “6 de 10 trabajadoras domésticas fueron despedidas entre abril y mayo” del mismo año.

Ese estudio había arrojado también que “sólo el 33% de las trabajadoras domésticas recibió el salario abonado por sus empleadores sin poder trabajar ante la pandemia, mientras que más de la mitad vio empeorada su situación laboral durante el aislamiento social obligatorio”.

Cabe recordar que el Sindicato de Empleadas Domésticas confeccionó oportunamente un protocolo de higiene que luego de ser elevado y evaluado por los Ministerios de Trabajo de Río Negro y Neuquén, fue aprobado por sendas Resoluciones gubernamentales. Entre las medidas a adoptar figuraba que “la parte empleadora debe entregar a su empleada barbijos, máscara o antiparras para cubrir los ojos, un guardapolvo o pantalón y chaqueta manga larga, cambio de calzado, alcohol en gel y jabón blanco para desinfectar”, además de asignarles “un lugar específico para cambiarse cuando ingresa y cuando sale del lugar de trabajo”. Según Sonia, en gran cantidad de casas particulares esos elementos “no fueron provistos a las trabajadoras”.

“Nosotras denunciamos estas situaciones porque parece que creen que no corremos el riesgo de contagiarnos y no es así” sentenció para agregar que “nosotras cuidamos dos familias, la nuestra y la de quienes nos dan empleo”. Con la crudeza de quienes conocen los padecimientos, Sonia Kopprio también expresó: “algunos patrones creen que no somos seres humanos”.

Por si los ejemplos de maltrato o destrato no fuesen suficientes, y no alcanzaran las luchas históricas y vigentes por la igualdad de derechos para las mujeres, la dirigente gremial no vaciló a la hora de denunciar que “lamentablemente en la mayoría de los casos, las que no cumplen y no valoran el trabajo son las propias empleadoras mujeres. Y en estos momentos (pandemia), si hay contagios, no dudan en echarles la culpa a las empleadas domésticas”.

 

Roxana Arazi



COMPARTIR:
Relacionadas: ENTREVISTAS
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados

  • Desarrollado por
  • RadiosNet

RadiosNet