“Los salarios de los trabajadores no se recuperan con sumas no remunerativas”
Universidad, Ciencia y Tecnología

Hoy es viernes 18 de octubre de 2019 y son las 21:00 hs. Café a la Turca, Miércoles 18 hs.- por Fm Horizonte 94.5 con la conducción de Roxana Arazi


  ENTREVISTAS  26 de septiembre de 2019
“La gratuidad en las universidades públicas en Argentina es un fetiche, porque no garantizamos la igualdad de oportunidades”
Entrevista a J.C. Del Bello, Rector de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN). Para leer y/o volver a escuchar:

La supresión  de los aranceles universitarios por Decreto 29.337 del Presidente Juan Domingo Perón el 22 de noviembre de 1949, fue la medida imprescindible para la incorporación de jóvenes de todas las clases sociales a la educación superior, que hasta ese momento veían impedida esa posibilidad que solo les era permitida a quienes pertenecían a las denominadas clases altas de la Argentina de entonces, con poder adquisitivo para pagar los estudios arancelados. Ello sin dejar de mencionar que el camino hacia la democratización de la enseñanza, comenzó tiempo antes con la Reforma Universitaria (1918).

El Decreto se fundamentó, entre otros conceptos, considerando que “el engrandecimiento y auténtico progreso de un pueblo estriba en gran parte en el grado de cultura que alcance cada uno de los miembros que lo componen”. Y destacaba que “una forma racional de propender al alcance de los fines expresados es el establecimiento de la enseñanza universitaria gratuita para todos los jóvenes que anhelen instruirse para el bien del país”.

A partir de dicha fecha, las Universidades Nacionales suprimieron el arancel lo que posibilitó que millones de argentinos a lo largo del tiempo, hijos de trabajadores, pudieran acceder a la formación profesional universitaria, contrarrestando así las políticas elitistas, meritocráticas y selectivas que impedían la participación de las mayorías. Quizás el impacto más notorio de esa norma se haya evidenciado en el exponencial aumento de la matrícula universitaria que pasó de 40.284 alumnos en 1945 a 138.871 en 1955.

En el marco de la conmemoración de los 70 años de ese Decreto, la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) organizó en Bariloche un encuentro sobre “Gratuidad y Equidad Universitaria. El debate que nos debemos”, tema que luego fue abordado en Café a la Turca, en una entrevista exclusiva a su Rector, el Lic. Juan Carlos Del Bello, en la que los disparadores fueron algunas de las expresiones de la dirigencia de CAMBIEMOS (partido gobernante en Argentina  desde el 2015) que intentaron instalar que “los pobres no van a las universidades”, que “son muchos los extranjeros que acceden a la educación gratuita en las universidades argentinas” o que “estudia el que quiere”, y de medidas adoptadas en desmedro de la calidad educativa y de la formación de profesionales, como los concebidos recortes presupuestarios para el sector.

Del Bello, quien fue el primer Secretario de Políticas Universitarias de Argentina (1993 / 1996), brindó un magnífico cuadro de situación sobre las universidades públicas, que desmitificó cada una de esas expresiones deslizadas por el gobierno nacional a lo largo de estos casi 4 años desde su asunción; se refirió a la deserción de los estudiantes a causa no del desinterés, sino de la imposibilidad de asumir los costos que demanda cursar una carrera y a la imperiosa necesidad de otorgar mayor presupuesto para becas, ingrediente imprescindible para que además de gratuidad exista equidad, entre otros aspectos.

“Los niveles de pobreza han crecido en forma abismal (en Argentina); vamos a superar con creces  el 40 % de personas bajo la línea de pobreza” (*), indicó e Rector de la UNRN y al referirse a las “alarmantes” cifras de desnutrición, fue contundente: “todos sabemos que la nutrición en chicos de 0 a 2 años compromete para siempre el futuro. Son generaciones perdidas”. “Estamos atravesando  un contexto muy complicado del que será difícil salir y en ese marco - aseguró -se encuentran también las universidades, porque la gratuidad no es una condición suficiente para la igualdad de oportunidades y se necesitan políticas de becas mucho más potentes”.

Para tener una idea acabada de lo que significa para un joven de escasos recursos concurrir a la Universidad, basta con imaginar qué gastos puede afrontar con una beca que es de “40 dólares por mes, al valor del dólar antes de la disparada post elecciones PASO (46 / 47 $ por U$S), cuando la línea de indigencia de un adulto está en 80 dólares”. “Nuestros alumnos de menores ingresos están bajo la línea de pobreza, y esto  genera un gran problema - continuó Del Bello - porque  somos una universidad gratuita pero el 71 % de los egresados corresponden a los sectores sociales de mayores ingresos” porque el resto de los alumnos “no alcanzan a cubrir las necesidades básicas”

A diferencia de la actual gestión del gobierno de Cambiemos - a la que Del Bello calificó como de “estancamiento, recesión y aumento de los niveles de pobreza” - en los  años en los que gobernó el Kirchnerismo “aumentó el ingreso a las universidades, sobre todo de los chicos de hogares humildes, alcanzando hasta un 21 % de la matrícula”, aseguró.

Para el Rector, el problema radica en que las Universidades “operan como una puerta giratoria y esos chicos, al no tener sistemas de becas que les permitan un sustento económico adecuado, abandonan; entran y salen, y solamente egresan 6 de cada 100 chicos de menores recursos a nivel nacional”, pese a que el quintil de la población universitaria compuesto por chicos de entre 18 y 25 años, “está conformado en un 40 % por jóvenes de menores recursos”.

“No basta con la gratuidad. La gratuidad es un derecho porque los derechos se conquistan y para la Argentina ha sido un derecho conquistado”, expresó Del Bello, pero reiteró que si bien “la universidad es un bien público y social y un derecho humano, no es suficiente”.  Para el responsable de conducir la UNRN el “problema es grave” y comienza antes: en la educación de nivel medio, donde la “deserción es muy importante también”. Al respecto comentó que “en el secundario, si bien en Argentina estamos mejor que en Uruguay, estamos muy por debajo de Chile y eso - opinó - es inentendible”. En Chile “la tasa de completitud de educación media es del 85 % y en Argentina es de 54 %” pese a estar por sobre la de Uruguay que alcanza solo un “treinta y pico por ciento” y en el país trasandino, además, “tienen una educación media más igualitaria y los chicos de hogares humildes terminan el secundario”.

En nuestro país, y en el actual contexto socio político “en el nivel medio hay muchísima deserción y egresan pocos” chicos - explicó -. Pero además “hay otro problema de equidad - continuó - porque los que egresan del nivel medio e ingresan a la universidad son mayoritariamente de sectores medios - medios altos y terminamos siendo una universidad elitista” lejos de la que “Perón pretendió erradicar” cuando firmó el Decreto de supresión arancelaria en 1949, comentó.

Respecto a la Universidad Nacional de Río Negro puntualmente, Juan Carlos del Bello informó con manifiesto orgullo que “hemos cumplido 10 años y estamos en el puesto Nº 10 en investigaciones a nivel nacional”, para luego agregar que otra gran satisfacción radica en que cuando iniciaron sus actividades “el 80 % de los pibes (que ingresaban a la UNRN) eran primera generación de universitarios del hogar” porque hasta ese entonces “no tenían posibilidades de estudiar y tampoco podían emigrar” a otras ciudades. “Una vez abiertas las puertas para todos los que desearan estudiar - prosiguió - sumamos también a familias que si bien podían mandar a sus hijos a estudiar a otro lugar, optaron porque se quedaran, confiando en nuestra Universidad” algo que valoró también por la importancia de “arraigarse en el lugar y como motor de desarrollo local”.

Para aumentar las partidas destinadas a becas a los jóvenes de menores recursos, Del Bello indicó que “existen partidas específicas” fuera del presupuesto propio de cada universidad, pero  hay también “acciones que las propias instituciones pueden encarar reorientando los recursos”, como por ejemplo reducir viajes a distintos congresos a los que podría concurrir un solo docente o investigador y trasladar la información a sus pares o evitar hacer reuniones del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) en lugares muy alejados de las universidades participantes. “Hay que pensar más en los estudiantes y en particular en los estudiantes humildes, porque es un tema conceptual y estructural, y eso va más allá de un gobierno” apreció. Al respecto agregó que los rectores de todas las universidades públicas “tendríamos que firmar un compromiso para destinar un porcentaje (del presupuesto de cada institución) a becas estudiantiles. Esos - reiteró - son los debates que tenemos que darnos y que nos debemos”.

Para ilustrar la dimensión de lo que implica en la actualidad una beca en Argentina (de 40 dólares por mes), el responsable de la UNRN comentó que “en Uruguay las becas son de 200 dólares y en Brasil, donde Bolsonaro intenta privatizar todas las universidades, hoy son de 100 dólares”. “La gratuidad en las universidades públicas en Argentina es un fetiche, porque no garantizamos la igualdad de oportunidades”, sentenció.

Y como los ejemplos deben darse primero en la propia casa, Del Bello informó que “la UNRN aumentó en un 210 % las becas de sus alumnos” cuando a nivel nacional “desde marzo del 2018 hasta ahora (septiembre 2019), mejoraron solo en un 40 % pese a que la inflación en 2018 superó el 50 % y en lo que va de este año la inflación acumulada ya alcanza el 40 %”. “Como Rector de la UNRN tengo la meta de demostrar que nuestra casa es ejemplo en egreso de chicos de hogares humildes” afirmó.

Al referirse al porcentaje de estudiantes extranjeros que concurren a las aulas de las universidades públicas argentinas, algo sobre lo que se suele hablar sin conocimiento y que generalmente es utilizado por los sectores que justifican con ello la falta de posibilidades para alumnos del propio país, Del Bello aseguró que “es muy bajo y básicamente provienen de países de Latinoamérica, con fuerte concentración en la ciudad de Bs.As.”,  y si bien coincidió en que esos alumnos han concurrido a colegios secundarios pagos en sus países de origen, en los que además las universidades suelen ser aranceladas, prefiere que se realice un “razonamiento de tipo económico” ya que esos chicos “generan ingresos cuando alquilan, cuando consumen en restaurantes, bares, supermercados, etc. , porque tienen padres con espalda para bancarles la estadía en nuestro país”. Y reiteró “la incidencia de alumnos extranjeros en las universidades publicas argentinas es bajísima y se concentra principalmente en Ciudad de Buenos Aires”.

Durante la entrevista, fue inevitable consultarle a Del Bello su opinión respecto a la decisión del Dr.  Miguel A. Pichetto de acompañar como candidato a Vicepresidente de la Nación al actual mandatario nacional Mauricio Macri para el período 2020 – 2023 por CAMBIEMOS, teniendo en cuenta el rol que tuvo como Senador Nacional para la creación de la UNRN y  que ambos provienen del Peronismo histórico. “Quedé sorprendido” manifestó, porque “Pichetto estaba tratando de construir la alternativa del Peronismo Federal y no sé qué cosa pasó - se preguntó -para que tome esa decisión de acompañar a Macri”. El Rector se mostró cauto y aclaró que “las decisiones personales y políticas del Senador, corren por su cuenta” y destacó que “Pichetto ha sido muy importante para el desarrollo de la UNRN; nos ha acompañado siempre en el Congreso y creo que también ha sido importante para distintos sectores económicos de Rio Negro, en el sentido de apoyar a los productores, las exportaciones frutícolas, etc.”. Sin embargo sobre su candidatura a Vicepresidente, sólo exclamó “qué quiere que le diga?.... “Yo dejé la política partidaria” - comentó  -, y aunque aclaró que aún puede compartir miradas con Pichetto  como “el estado laico o la interrupción voluntaria del embarazo”, aseguró que “no” comparte su decisión de ser candidato a Vicepresidente de CAMBIEMOS.

Es oportuno resaltar que Del Bello no avaló la solicitada en favor de Macri, que firmaron 18 Rectores junto a personas del ambiente cultural y artístico. Al respecto indicó que “no hubiese firmado ninguna solicitada de ningún tipo” porque dice tener muy presente “la primera ley de Perón del año 47, dos años antes de la que instaló la gratuidad universitaria, en la que se estableció que “los Rectores eran designados por el Poder Ejecutivo Nacional y el Ministro de Educación de turno  y, en tanto Rectores, no podían expresarse en términos partidarios, aunque sí como ciudadanos”. Y con ello sigue acordando. Por eso calificó de  “infeliz” que 18 Rectores hayan firmado una solicitada en su carácter de tal, cuando “no representan a la institución y debieran expresarse como ciudadanos”. “Dejé la cuestión partidaria desde el momento que me hice cargo de la UNRN y tengo una posición claramente académica porque creo que es muy malo para el sistema universitario una perspectiva desde lo partidario” precisó Del Bello quien se considera “un viejo peronista”. “En una universidad como la nuestra (UNRN)  somos 1200 docentes y 300 no docentes. ¿Quién soy para invocar lo que expresa ese colectivo?, se preguntó. “Puedo representarlo en términos de la política de la universidad, pero no en el sentido de la política partidaria, porque eso no corresponde” concluyó.

Finalmente, y de cara a las elecciones generales en Argentina el  27 de octubre próximo, sobre las que  encuestas, pronósticos y el resultado de las PASO como termómetro vaticinan el triunfo del Frente de Todos que encabezan Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, Juan Carlos del Bello, en su calidad de ciudadano, se mostró optimista. “Tengo expectativas de que haya un cambio, un punto de inflexión”. Pero también apuntó: “la duda es la jactancia de los intelectuales” (concepto de José Ortega y Gasset) y “sé que serán tiempos muy difíciles”.

 

Roxana Arazi

 



COMPARTIR:
Relacionadas: ENTREVISTAS
Comentarios:


araziroxana.com.ar - © 2018 - Todos los derechos reservados


RadiosNet